Un estudio, publicado en tiempo reciente por la revista Nature Neuroscience, identifica una proteína clave para este proceso: el receptor de transmembrana plexina-B2.