Un tardígrado se ha entrelazado cuánticamente con un cúbit superconductor, en el primer experimento que coloca a un organismo multicelular en este extraño estado físico y plantea interrogantes sobre lo que significa que los seres vivos se enreden de la misma forma que lo hacen las partículas elementales

«Un experimento ha comprobado por primera vez que el entrelazamiento cuántico se puede conseguir en un organismo multicelular, pero solo si lo llevamos a un estado situado entre la vida y la muerte«