Trascender es Sobrepasar, Sobrepasar-SE,
ir más allá de tus posibilidades,
atravesar nuestros propios límites y miedos,
es Traspasar-SE sin dejar el centro.

En muchas ocasiones la vida nos pone a prueba, nos reta con circunstancias difíciles que nos parecen imposibles de resolver a priori. Son esos momentos donde nos sentimos desbordados por la situación y no sabemos cómo gestionarla.

Puede ser un problema laboral, una ruptura amorosa,
un duelo, una quiebra, un cambio vital, una crisis del tipo que sea…pero es algo que nos pone contra las cuerdas, nos bloquea y quedamos paralizados, sin tener ideas ni soluciones para actuar.
Entonces perdemos el equilibrio, el poder de decisión,
nos dejamos llevar, podemos incluso enfermar…y muchas veces nos enquistamos pasivamente en ese in pass de vida.

Es ahí cuando hay que aprender a Trascender para Sanar y salir adelante. Trascender es ir más allá de tus medios, de tu inteligencia, de tu entendimiento, de tu norma, más allá de tu experiencia posible…y sobre todo, más allá de tus creencias y estructuras mentales.
Para eso hay que aceptar profundamente sin resistencias, soltar las culpas, desprender los apegos, quitarse las máscaras y habitar tu esencia.

Tenemos un gran potencial de regeneración emocional, física y espiritual, que nos produce una profunda transformación si nos dejamos ser, incluso podemos llegar a reparar el alma rota….
Una forma muy bonita de sanarte es recuperar tu identidad.
Si probásemos a mirar la vida desnuda, sin historias, (trascendiendo el relato de lo que hemos percibido y creado en la mente), podríamos sentir su energía pura, sin maquillaje ni filtros de interpretación y también podríamos experimentar qué es vivir … sin ansiedad ni expectativas.
Trascender es comprender desde la plena consciencia de adulto con autonomía emocional, porque desde ahí, uno es libre de poder elegir y decidir.

Y si consigues llegar a ese estado, has dejado de ser un buscador (a veces pasivo y otras desesperado) y disfrutas del Ahora,
ese tiempo de paz donde estás completo y sereno,
donde todo se vuelve liviano y natural,
donde puedes vivir, sentir, ser, existir….
y contemplar la vida desde la solemne sencillez de la Presencia.

Cuando trasciendes te alcanzas a ti mismo por encima de las circunstancias y entonces puedes vivir con el sol en la mirada porque todo te parece bonito y te enamoras de la vida.

Dra. Pilar Morán