Se llama ‘teoría post cuántica de la gravedad clásica’ y sugiere que, después de todo, el espacio tiempo podría ser ‘clásico’ y por tanto no estar gobernado por la teoría cuántica.

Zach Weller-Davies, coautor de la investigación, cree que «este descubrimiento desafía nuestra comprensión de la naturaleza fundamental de la gravedad. Hemos demostrado que si el espacio tiempo no tiene una naturaleza cuántica, entonces debe haber fluctuaciones aleatorias en su curvatura que tienen una firma particular que puede verificarse experimentalmente».