Juntos lloramos el dolor ante la Muerte
en un duelo silencioso e impotente…
La fragilidad del Ser Humano, el Miedo
y la frustración por aquello que no entiende…

El paso del tiempo va diluyendo las ganas y vivimos
en un día adormecido, lento, cansino, perenne…
Nos acostumbramos a ser espectadores
de una obra donde los protagonistas son el hospital,
la enfermedad y los yacentes…

Recluidos en las casas y en un mundo digital,
llenos de soledad, indefensión y desconsuelo,
la Vida nos propone un reto,
¿podremos aceptarlo y ser Valientes?

Usar de motor la Ilusión, poner de timón la Voluntad
y vestir nuestras galas de Esperanza…
con rumbo a la Transformación
porque volverá a brillar el Sol y todo esto
nos habrá hecho más Fuertes y Conscientes.

 
Dra. Pilar Morán